Follow by Email

sábado, 28 de mayo de 2011

Reiki

Reiki es una palabra muy genérica en japonés que significa energía vital universal y que en Occidente se ha encasillado en una técnica cerrada.La sanación por imposición de manos se ha practicado a lo largo de la historia en todas las culturas y le llamaban de distintas maneras. Con lo cual el término de Reiki debiera entenderse como LA CAPACIDAD NATURAL QUE TODO EL MUNDO POSEE, más que la forma ritualizada y dogmatizada que a veces podemos encontrarnos”
“Reiki es lo que hacemos cuando nos ponemos la mano sobre un lugar que nos duele, con el fin de calmarlo. Solo necesitamos que alguien nos recuerde qué estamos haciendo y nos sane el canal energético para que fluya mejor, y nuestra vida cambia en muchos sentidos”
“Siempre he creído que debiera ser una asignatura obligatoria en cualquier escuela desde temprana edad, ya que es una capacidad innata que ayuda a aliviar dolores, a relajarnos, a dormir mejor, tener más energía y vitalidad, mayor claridad mental y mejor disposición antes situaciones difíciles, dígase, MEJOR SALUD EN GENERAL, ya que el sistema inmunitario se ve constantemente reforzado con energía suplementaria para poder realizar el trabajo que solo él puede llevar a cabo: sanarnos”
El Reiki es una de las terapias energéticas que más se ha extendido en los últimos años por sus beneficios y la facilidad de aprendizaje y de aplicación. Pero muchos lo siguen considerando exótico, esotérico o ajeno a las capacidades de la persona.
Reiki Usui a todos los niveles y experta en numerosas terapias naturales y en Registros Akáshicos y Terapia Regresiva, nos acerca el Reiki a todos los hogares en el artículo “Desdogmatizando el Reiki” en el que nos explica que más allá del nombre japonés y su re-descubrimiento hace un siglo, la energía del Reiki es parte de la naturaleza humana y una herramienta poderosa de sanación y crecimiento que nos deberían enseñar desde pequeños.
Lejos de formalismos ygurus, Diana aboga porla integración del Reiki en la vida cotidianay por un mundo con más Luz gracias a él.
En este texto nos habla sobre su origen, posibilidades, enseñanza, su papel en la curación de enfermedades y cómo transformó su vida, y en el segundo artículo se centra enReiki para padres, madres y cuidadoresy todo lo que puede aportar desde el embarazo a las familias.

¿Qué es el Reiki?

El Reiki es una palabra japonesa que significa energía vital universal y hace referencia a una técnica de sanación en la que se canalizala energía de la que todo está compuesto, y se aplica con las manos en el cuerpo (propio o ajeno) para otorgarle mas energía y para acelerar su proceso natural de sanación.

¿Por qué tiene un nombre japonés si es universal?

Su origen es japonés, ya que a principios del siglo XX,Mikao Usui (monje zen japonés) redescubrió esta técnica de sanación milenaria, que ya utilizaban Buda o Jesús, tras alcanzar satori (estado máximo de iluminación y plenitud) durante un retiro espiritual en el monte Kurama de Kioto hacia 1922. Más adelante, esta técnica fue exportada por Hawayo Takata a Estados Unidos y desde ahí ha tenido difusión internacional.

El Reiki es una capacidad humana natural

El término Reiki sirve para definir lo que es una capacidad humana natural, que todo el mundo posee pero debido a que nadie nos lo ha enseñado en casa o en la escuela, necesitamos aprenderlo con un profesor o maestro acreditado de Reiki.

el misterio del reiki
Una técnica asombrosamente fácil de aprender, la capacidad de utilizar Reiki no se enseña en el sentido usual, sino que se transfiere a los estudiantes durante una clase de Reiki. Esta capacidad se transmite en sintonía una  dada por un maestro de Reiki y permite al estudiante para aprovechar una fuente ilimitada de “energía vital” para mejorar su salud y mejorar la calidad de vida.
Su uso no depende de nuestra capacidad intelectual o desarrollo espiritual y por lo tanto está a disposición de todo el mundo. Se ha enseñado con éxito a miles de personas de todas las edades y procedencias.
Aunque Reiki es de naturaleza espiritual, no es una religión. No tiene ningúndogma, y no hay nada que usted debe creer con el fin de aprender y utilizar Reiki. De hecho, no Reiki depende de la creencia en todos y trabajará si usted cree en ella o no. Debido a que Reiki proviene de Dios, muchas personas encuentran que el reiki utilizando los pone más en contacto con la experiencia de su religión en lugar de tener sólo un concepto intelectual de la misma.
Aunque Reiki no es una religión, sigue siendo importante para vivir y actuar de una manera que promueva la armonía con los demás. Dr. Mikao Usui, el fundador del sistema Reiki de sanación natural, recomendó que una simple práctica de ciertos ideales éticos para promover la paz y la armonía, que son casi universales en todas las culturas.

Reiki en todas las culturas

Reiki es una palabra muy genérica en japonés que en Occidente se ha encasillado en una técnica cerrada.La sanación por imposición de manos se ha practicado a lo largo de la historia en todas las culturas y le llamaban de distintas maneras.Con lo cual el término de Reiki debiera entenderse como la capacidad natural que todo el mundo posee, más que la forma ritualizada y dogmatizada que a veces podemos encontrarnos.

Distintos tipos de Reiki

Hoy en día se han desarrollado varios tipos de Reiki, que son básicamente más símbolos energéticos relacionados con una u otra tradición (tibetana, egipcia, atlante, etc.), pero el Reiki sigue siendo el que se aprende en el primer nivel, dígase, aplicar energía con las manos.

Sanar con las manos antes de aprender Reiki

Todo el mundo tiene ya esta capacidad porque es innata, porque ya han aliviado dolores e incluso sanado enfermedades a seres queridos con sus propias manos.

Beneficios del Reiki

Es una capacidad innata que ayuda a aliviar dolores, a relajarnos, a dormir mejor, tener más energía y vitalidad, mayor claridad mental y mejor disposición antes situaciones difíciles, dígase, mejor salud en general, ya que el sistema inmunitario se ve constantemente reforzado con energía suplementaria para poder realizar el trabajo que solo él puede llevar a cabo: sanarnos.

El motivo detrás de la enfermedad

No hay pastilla, ni planta, ni medicina de ningún tipo que pueda sanarnos, ya que solo nuestro propio cuerpo lo puede hacer, al igual quees él el que enferma para decirnos que algo va mal. El resto son complementos que sólo pueden facilitarle la tarea o dificultársela.
Por ese motivo lo más importante es entender por qué procesos (situaciones de estrés) estamos pasando o hemos pasado para entender de dónde vienen nuestros bloqueos y de qué manera podemos mejorarlos con una nueva actitud ante ellos y apoyar al cuerpo con más energía (Reiki, descansando, alimentándose mejor, pensamiento creativo, etc.) para que pueda sanarse solo. Es la combinación más práctica y eficaz que existe hoy en día para mantener una vida saludable y feliz.

Los Alimentos

Los alimentos son sustancias que, introducidas en el organismo, son utilizadas por éste para su crecimiento, para el buen funcionamiento de los órganos vitales y para obtener la energía necesaria para las distintas actividades.

Haga clic para mostrar el resultado de "Alimentos" número 16
Sólo los organismos autótrofos, como las plantas verdes, son capaces de sintetizar materia orgánica (hojas, tallos, raíces, frutos) a partir de compuestos minerales, o sea inorgánicos, tales como el dióxido de carbono del aire, agua y minerales del suelo. Los animales, incluido el hombre, son organismos heterótrofos, es decir que sólo pueden vivir a base de alimentos orgánicos ya formados, sean de origen vegetal (herbívoros), animal (carnívoros) o mixto (omnívoros).
Los hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y sales minerales son nutrientes, sustancias indispensables para la vida que nuestro organismo aprovecha de los alimentos. Nuestro organismo precisa 40 nutrientes diferentes para mantenerse sano, y obtiene cada uno de ellos de distintos alimentos, ya que no están distribuidos de manera homogénea en ellos. En cada alimento predomina uno u otro, de ahí la importancia de seguir una dieta variada. La desigual distribución de nutrientes ha llevado a clasificarlos en grupos, de acuerdo a su afinidad nutritiva o a la principal función que desempeñan.
Hidratos de carbono, nuestra gasolina
Junto con las grasas, liberan energía con la que nuestro cuerpo mantiene sus funciones vitales (bombeo de sangre, respiración, regulación de la temperatura corporal…). También permiten el desarrollo de la actividad física.
Los hay de varios tipos:
Simples o de absorción rápida (llegan rápidamente a la sangre): Azúcar, almíbar, caramelo, jalea, dulces, miel, melaza, chocolate y derivados, repostería, pastelería, bollería, galletería, bebidas refrescantes azucaradas, fruta y su zumo, fruta seca, mermeladas… Lo preferible es que su consumo sea racional y en cantidades moderadas.
- Complejos o de absorción lenta (pasan más lento del intestino a la sangre): Verduras y hortalizas y farináceos (pan, arroz, pasta, patata, legumbre, cereales de desayuno…). Debieran estar presentes en cada una de las comidas del día.
Funciones: al impedir que se utilicen las proteínas como fuente de energía, un aporte adecuado de hidratos de carbono ayuda a mantener el peso y la composición corporal. El exceso de hidratos de carbono se deposita en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno (reserva de energía) y el resto se convierte en grasa que se almacena en el tejido adiposo o graso. Otras funciones importantes de los hidratos de carbono: impiden que las grasas sean empleadas como fuente de energía, participan en la síntesis de material genético y aportan fibra dietética.
Enfermedades relacionadas con el consumo excesivo de hidratos de carbono:
Caries dental (unido a una mala higiene buco-dental), sobrepeso y obesidad, alteración de los niveles de lípidos en sangre (triglicéridos, por un exceso de azúcares), diabetes, intolerancia a la lactosa o a la galactosa.
Grasas o lípidos, energía de reserva
Son fuente de energía concentrada y almacenable.
Hay distintos tipos de grasa:
- Saturada (origen animal, principalmente): mantequilla, nata, crema de leche, manteca, tocino, sebos, mayonesa, salsa holandesa y aceite de coco y de palma (repostería industrial, helados…).
- Monoinsaturada (origen vegetal): aceite de oliva, aguacate y nueces.
- Poliinsaturada (origen vegetal, principalmente): aceites de semillas (girasol, maíz, soja), margarina vegetal, frutos secos grasos, aceite de hígado de bacalao y pescado azul.
Funciones de la grasa (sea saturada o insaturada)
Es fuente de energía, regula la temperatura corporal, envuelve y protege órganos vitales como el corazón y los riñones, transporta las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) facilitando así su absorción, resulta imprescindible para la formación de determinadas hormonas y suministra ácidos grasos esenciales (linoleico y linolénico) que el organismo no puede sintetizar y que ha de obtener necesariamente de la alimentación diaria. A pesar de ello, conviene ingerir alimentos ricos en grasa con mesura: el cuerpo almacena la que no necesita, lo que ocasiona incrementos de peso indeseados y subidas de niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
El colesterol es también una sustancia grasa. El organismo lo necesita para fabricar otros compuestos, como determinadas hormonas, vitamina D (mediante la exposición al sol), ácidos biliares de la bilis... No se encuentra en alimentos de origen vegetal.
Enfermedades relacionada con el consumo excesivo de grasas:
Sobrepeso y obesidad, alteración de niveles de lípidos en sangre, pancreatitis, cálculos en la vesícula biliar, malabsorción de grasas (esteatorrea), entre otras.
Proteínas, los ladrillos
Una vez ingeridas a través de diferentes alimentos, el organismo transforma las proteínas en sus unidades fundamentales: los aminoácidos. Las proteínas humanas son una combinación de 22 aminoácidos, de los cuales 8 son esenciales, es decir, deben ser aportados diariamente a través de alimentos.
La calidad de una proteína depende de la cantidad de aminoácidos esenciales presentes en ella (el organismo no puede sintetizar proteínas si tan sólo falta uno de ellos). Todos los aminoácidos esenciales se encuentran en las proteínas de origen animal (huevo, carnes, pescados y lácteos), por tanto, estas proteínas son de mejor calidad o de mayor valor biológico que las de origen vegetal (legumbres, cereales y frutos secos), deficitarias en uno o más de esos aminoácidos.
Sin embargo, proteínas incompletas bien combinadas pueden dar lugar a otras de valor equiparable a las de la carne, el pescado y el huevo. Son combinaciones favorables: leche con arroz, trigo, sésamo, patata, maíz o soja, legumbre con arroz, alubia con maíz o trigo, soja con trigo y sésamo o arroz…
Funciones: colaboran en el transporte de grasas y oxígeno, forman parte de determinadas hormonas, enzimas (sustancias que hacen posible múltiples reacciones necesarias para nuestro cuerpo) y de las inmunoglobulinas o anticuerpos responsables de la defensa del organismo, intervienen en la formación de tejidos corporales, son las encargadas de producir la regeneración del cabello y uñas…
Enfermedades relacionadas con el consumo de proteínas:
Alteraciones del sistema renal (en ocasiones, es necesario restringir su aporte), ciertas alergias de origen alimentario (a la proteína de la leche de vaca, al huevo, al gluten), etc.
Vitaminas
Se necesitan en pequeñas cantidades, aunque no por ello son menos importantes que otros nutrientes. No aportan energía -no se utilizan como combustible-, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación. Algunas vitaminas se sintetizan en pequeñas cantidades en nuestro cuerpo: la vitamina D (se puede formar en la piel con la exposición al sol), y las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico, que se forman en pequeñas cantidades en la flora intestinal.
Son elementos que el cuerpo requiere en proporciones bastante pequeñas. Su función es reguladora, no aportan energía. Los macrominerales (calcio, fósforo, sodio, cloro, magnesio, hierro y azufre) son minerales esenciales y se necesitan en mayor proporción que otras sales. Los microminerales o elementos traza son también esenciales, pero el organismo los requiere en menor cantidad (cinc, cobre, yodo, cromo, selenio, cobalto, molibdeno, manganeso y flúor), por lo que no hay tanta posibilidad de que se produzcan déficits.

Algunas sales minerales:
Calcio: forma parte de huesos, tejido conjuntivo y músculos. Junto con el potasio y el magnesio, es esencial par una buena circulación de la sangre y juega un papel importante en la transmisión de impulsos nerviosos. Alimentos ricos en calcio: lácteos, frutos secos, pescados de los que se come la espina (anchoas, sardinas…), sésamo, bebidas de soja enriquecidas, etc.
Magnesio: esencial para la asimilación del calcio y de la vitamina C, interviene en la síntesis de proteínas y tiene un suave efecto laxante. Es importante para la transmisión de los impulsos nerviosos, equilibra el sistema nervioso central y aumenta la secreción de bilis. El cacao, la soja, los frutos secos, las legumbres y verduras verdes y el pescado, son fuentes de este mineral.
Hierro: necesario para la producción de hemoglobina (transportador de oxígeno en la sangre), interviene en los procesos de obtención de energía. Se absorbe mejor el hierro de los alimentos de origen animal que el de origen vegetal (la vitamina C y el ácido cítrico, en frutas y verduras, mejoran su absorción). Abunda en las carnes (sobre todo la de caballo), hígado, pescados, yema de huevo, cereales enriquecidos, frutos secos y levaduras.
Enfermedades relacionadas con la falta de sales minerales:
Anemia (falta de hierro), bocio (falta de yodo), raquitismo en niños (falta de calcio), osteoporosis (falta de calcio), hipertensión arterial (exceso de sodio o sal común), mayor susceptibilidad al estrés (déficit de magnesio), etc

El Hierro en la Nutrición

Definición Breve 
Este micromineral u oligoelemento, interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos, como así también en la actividad enzimática del organismo. 
Dado que participa en la formación de la hemoglobina de más esta decir que transporta el oxígeno en sangre y que es importante para el correcto funcionamiento de la cadena respiratoria 
Las reservas de este mineral se encuentran en el hígado, el bazo y la médula ósea.
Se clasifica en hierro hémico y no hémico:
  • El hémico es de origen animal y se absorbe en un 20 a 30%. Su fuente son las carnes (especialmente las rojas).
  • El no hémico, proviene del reino vegetal, es absorbido entre un 3% y un 8% y se encuentra en las legumbres, hortalizas de hojas verdes, salvado de trigo, los frutos secos, las vísceras y la yema del huevo.
Para mejorar la absorción del hierro no hémico siempre es bueno consumir conjuntamente alimentos que contengan vitamina C.
Los inhibidores de la absorción de hierro no hémico son: el té, café, la leche bovina, la clara del huevo, el salvado de trigo y los productos de soya.
La falta de hierro en el organismo puede producir mala síntesis proteica, deficiencia inmunitaria, aumento del ácido láctico, aumento de noradrenalina, menor compensación de enfermedades cardiopulmonares y anemia.
La forma de identificarlo que demuestra carencia de hierro es una menor respuesta al estrés, menor rendimiento laboral, alteración en la conducta y mala regulación térmica.
Las necesidades diarias de hierro son del orden de los 8 a 11 mg./día, requiriendo un 50% adicional las mujeres y los hombres deportistas y hasta doble las mujeres deportistas (20 a 25 mg./día)
Recomendaciones:
  • Efectuar una adecuada selección de alimentos,

  • Incluir carne en las comidas,

  • Incluir fuentes de Vitamina C en cada comida,

  • Suprimir grandes cantidades de té o café con las comidas,

  • Suprimir cantidades excesivas de ácido acético (vinagre).
    Definición extendida
    El hierro es uno de los metales más abundantes en la Tierra. Representa alrededor del 5 % de la corteza terrestre y es el segundo metal en abundancia luego del aluminio y el 4to en abundancia por detrás del oxígeno, silicona y aluminio. Es el componente principal del núcleo terrestre (80%). Es un metal esencial para la mayoría de las diferentes formas vivientes y para la fisiología humana normal. La cantidad promedio de hierro en nuestro organismo es de alrededor de 4,5 gr. lo que representa el 0.005%.
    El hierro es un componente fundamental en muchas proteínas y enzimas que nos mantienen en un buen estado de salud. Alrededor de dos tercios de hierro de nuestro organismo se encuentra en la hemoglobina, proteína de la sangre que lleva el oxígeno a los tejidos y le da la coloración característica. El resto se encuentra en pequeñas cantidades en la mioglobina, proteína que suministra oxígeno al músculo, y en enzimas que participan de reacciones bioquímicas (oxidación intracelular).
    El hierro se absorbe en forma diferente según sea hierro hémico hierro no hémico. En promedio solo se absorbe el 10% a 15% del hierro ingerido a través de la dieta.
    Clasificación
    El hierro hémico es fácil de absorber mientras que el hierro no hémico es convertido por medio del ácido clorhídrico presente en el estómago a hierro ferroso y así es capaz de ser absorbido en el intestino delgado, precisamente en el duodeno y parte alta del yeyuno.
    El transporte se realiza en la sangre, mayormente a través de una proteína proveniente del hígado, llamada transferrina y es distribuido en los tejidos. Es almacenado en forma de ferritina o hemosiderina en el bazo, el hígado y la medula ósea. En ausencia de sangrado (incluyendo la menstruación) o embarazo su pérdida es mínima. Se excreta principalmente en las heces.

    Funciones:
    • Transporte y depósito de oxígeno en los tejidos:
      El grupo hemo o hem que forma parte de la hemoglobina y mioglobina está compuesto por un átomo de hierro. Estas son proteínas que transportan y almacenan oxígeno en nuestro organismo. La hemoglobina, proteína de las sangre, transporta el oxígeno desde los pulmones hacia el resto del organismo. La mioglobina juega un papel fundamental en el transporte y el almacenamiento de oxígeno en las células musculares, regulando el oxígeno de acuerdo a la demanda de los músculos cuando entran en acción.
    • Metabolismo de energía:
      Interviene en el transporte de energía en todas las células a través de unas enzimas llamadas citocromos que tienen al grupo hemo o hem (hierro) en su composición.
    • Antioxidante:
      Las catalasas y las peroxidas son enzimas que contienen hierro que protegen a las células contra la acumulación de peroxido de hidrógeno (químico que daña a las células) convirtiéndolo en oxígeno y agua.
    • Síntesis de ADN:
      El hierro interviene en la síntesis de ADN ya que forma parte de una enzima (ribonucleótido reductasa) que es necesaria para la síntesis de ADN y para la división celular.
    • Sistema nervioso:
      El hierro tiene un papel importante en sistema nervioso central ya que participa en la regulación los mecanismos bioquímicos del cerebro, en la producción de neurotransmisores y otras funciones encefálicas relacionadas al aprendizaje y la memoria como así también en ciertas funciones motoras y reguladoras de la temperatura.
    • Detoxificación y metabolismo de medicamentos y contaminantes ambientales:
      El Citocromo p450 es una familia de enzimas que contienen hierro en su composición y que participa en la degradación de sustancias propias del organismo (esteroides, sales biliares) como así también en la detoxificacion de sustancias exógenas, es decir la liberación sustancias que no son producidas por nuestro organismo.
    • Sistema inmune:
      La enzima mieloperoxidasa está presente en los neutrófilos que forman parte de las células de la sangre encargadas de defender al organismo contra las infecciones o materiales extraños. Esta enzima, que presenta en su composición un grupo hemo (hierro), produce sustancias (ácido hipocloroso) que son usadas por los neutrófilos para destruir las bacterias y otros microorganismos.

    Fuentes naturales de Hierro
    Las siguientes tablas mencionan los miligramos (mg) de hierro hémico y no hémico presentes en una porción de alimento.
    Alimentos con hierro no hémico
    AlimentoPorciónHierro
    en mg (miligramos)
    Cereales, 100% fortificados con hierro¾ taza
    (30 gr)
    18
    Avena, instantánea, fortificada, preparada con agua1 taza10
    Semilla de soja, hervidas1 taza
    (170 gr)
    8.8
    Lentejas, hervidas1 taza
    (200 gr)
    6.6
    Espinaca, fresca, hervida, escurrida1 taza
    (180gr)
    6.4
    frijoles/judías , hervidas1 taza5.2
    Espinaca, enlatada, escurrida1 taza
    (215 gr)
    4.9
    Cereales, fortificado con 25% de hierro¾ taza
    (30 gr)
    4.5
    Habas, hervidas1 taza4.5
    Tofu, crudo, firme½ taza3.4
    Sémola, blanca, enriquecida, preparada con agua1 taza1.5
    Pasas de uva, sin semilla½ taza1.5
    Almendras, pistachos30 gr1.2
    Pan de harina integral/harina blanca1 rodaja0.9
    Yema de huevo10.45
    Alimentos ricos en hierro hémico
    AlimentoPorciónHierro
    en mg (miligramos)
    Hígado de pollo, cocido100 gr12
    Almejas y otros moluscos, enlatados85 gr23
    Carne de pavo, cocida145 gr11
    Carne de vaca, picada 80 % magra100 gr2.5
    Hígado de vaca, cocido100 gr6.2
    Pollo, pechuga asada100 gr1.1
    carne de cerdo, asada100 gr0.9
    Atún, enlatado en agua100 gr0.9

    Deficiencia de Hierro
    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la deficiencia de hierro se considera el primer desorden nutricional en el mundo. Aproximadamente el 80 % de la población tendría deficiencia de hierro mientras que el 30 % padecería de anemia por deficiencia de hierro.
    El desarrollo de la deficiencia de hierro es gradual y el comienzo se da con un balance negativo de hierro es decir cuando la ingesta de hierro de la dieta no satisface las necesidades diarias. Se produce una disminución en el depósito de hierro del organismo pero los niveles de hemoglobina permanecen normales.
    Por otro lado la anemia por deficiencia de de hierro (anemia ferropénica) es un estadío avanzado en la disminución del hierro. Aquí los niveles de hemoglobina se encuentran por debajo de lo normal.
    Absorción y factores que afectan la misma
    Un adulto sano absorbe aproximadamente entre 10% y 15% del hierro de la dieta. Pero dicha absorción estará influenciada por diferentes factores que pueden favorecerla o disminuirla.
    Así mismo depende del tipo de hierro que se consuma. La absorción de hierro hémico es del 15% al 35% y no es significativamente afectada por la dieta. Contrariamente la absorción del hierro no hémico es del 2% al 20% y tiene gran influencia de otros componentes de la dieta.
    Favorecen la absorción:
    • Vitamina C (ácido ascórbico): mejora la absorción del hierro no hémico ya que convierte el hierro férrico de la dieta en hierro ferroso, el cual es más soluble y puede atravesar la mucosa intestinal.
    • Otros ácidos orgánicos: ácido cítrico, ácido láctico y ácido málico también benefician la absorción de hierro no hémico.
    • Proteínas de la carne: además de proveer hierro hémico (altamente absorbible) favorecen la absorción de hierro no hémico promoviendo la solubilidad del hierro ferroso.
    • Vitamina A: mantiene al hierro soluble y disponible para que pueda ser absorbido ya que compite con otras sustancias, polifenoles y fitatos, que unen hierro y lo hacen poco absorbible. La combinación de vitamina A con hierro se usa para mejorar la anemia ferropénica (por deficiencia de hierro).
    Reducen la absorción:
    • Ácido fítico (fitatos): se encuentra en arroz, legumbres y granos enteros. Si bien las legumbres y los cereales tienen alto contenido de hierro no hémico, no se los considera una buena fuente de hierro ya que también son ricos en fitatos, los que inhiben la absorción del hierro no hémico. Pequeñas cantidades de ácido fítico (5 a 10 mg) pueden disminuir la absorción del hierro no hémico en un 50 %. La industria alimenticia ha disminuído el contenido de fitatos utilizando enzimas, como las fitasas, capaces de degradar el ácido fitico y así aumentar el uso del mismo.
    • Taninos: se encuentran en algunas frutas, vegetales, café, té (negro, verde) vinos, chocolate, frutos secos y especias (orégano). Pueden inhibir la absorción ya que se combinan con el hierro formando un compuesto insoluble.
    • Proteínas vegetales: las proteínas de la soja (tofu) tiene un efecto inhibitorio en la absorción del hierro no hémico que no depende del contenido de fitatos.
    • Calcio: cuando el calcio se consume junto al hierro en una comida, el calcio disminuye la absorción de hierro hémico como el no hémico. El calcio tiene un efecto inhibitorio que depende de sus dosis.

    Anemia por deficiencia de hierro (ferropénica)
    Se caracteriza por ser microcítica e hipocrómica es decir que los glóbulos rojos tiene un tamaño más pequeño que el normal y el contenido de hemoglobina es menor dando glóbulos rojos pálidos.
    Existe carencia de hierro por aumento de la demanda de hierro, por malnutrición o dieta deficitaria o por malabsorción lo que trae como consecuencia disminución de la hemoglobina y de la cantidad de glóbulos rojos o hematíes (a veces el numero es normal). Sin el hierro, la hemoglobina no puede suministrar el oxígeno necesario a los tejidos de nuestro organismo.
    Síntomas: palidez, cansancio o debilidad, irritabilidad, taquicardia, dificultades en el aprendizaje, mayor susceptibilidad a infecciones, dificultades respiratorias, glositis (inflamación de la lengua), dificultad para mantener la temperatura corporal, uñas quebradizas, dolor de cabeza.
    ¿Quiénes necesitan dosis extras de hierro para prevenir su deficiencia?
    A continuación se nombran a aquellos que tienen mayor necesidad de hierro, que tienden a perder más hierro y aquellos que no lo absorben normalmente.

    Dosis diarias recomendadas de hierro
    En la siguiente tabla se exponen los valores de la ingesta diaria recomendada de hierro según el Departamento de Nutrición del IOM (Institute of Medicine: Instituto de Medicina) tanto para infantes, niños y adultos.
    EdadHombres
    (mg/día)
    Mujeres
    (mg/día)
    0-6 meses0.27 (IA)*0.27
    7-12 meses1111
    1-3 años77
    4-8 años1010
    9-13 años88
    14-18 años1115
    19-50 años818
    >50 años88
    Embarazo27
    Lactancia9-10
    * Los niños recién nacidos y en buen estado de salud cuentan con una reserva de hierro que dura entre 4 a 6 meses. Hasta el momento no existe evidencia disponible para establecer la dosis diaria recomendada desde nacimiento hasta los 6 meses de edad. La ingesta de hierro recomendada para bebes de hasta 6 meses se basa en la Ingesta Adecuada (IA) que refleja la ingesta promedio de hierro de bebes saludables que se alimentan con leche materna.
    El hierro de la leche materna es bien absorbido por los infantes. Se estima que los infantes utilizan mas del 50% del hierro presente en la leche materna comparado con menos del 12% del hierro presenta en la formula. Se recomienda la lactancia materna durante al menos los primeros 6 meses de vida y luego la incorporación gradual de comidas sólidas con contenido de hiero desde los 7 a 12 meses de edad. En caso contrario las fórmulas deben estar fortificadas con hierro (4 a 12 miligramos de hierro por litro).

    Toxicidad
    Se puede producir una sobredosis de hierro (toxicidad aguda) en los niños menores de 6 años ante una ingesta accidental de suplementos de hierro dando vómitos , diarrea, dolor abdominal llegando a dificultades respiratorias, coma y muerte.
    Altas dosis de suplementos de hierro en adultos pueden traer complicaciones gastrointestinales como constipación, nausea, vómitos, diarrea, especialmente si son tomados con el estomago vacío.
    Existe un alto potencial de tener toxicidad de hierro dado que muy poca cantidad d hierro es excretado por el organismo. Además el hierro tiende a acumularse en los tejidos y órganos cuando sus depósitos están saturados.
    Los individuos con hemocromatosis pueden desarrollar una sobrecarga de hierro. La hematocromatosis es una enfermedad hereditaria que altera el metabolismo del hierro haciendo que se acumule en grandes cantidades en el organismo a lo largo de toda su vida ocasionando daño a distintos órganos.
    Los individuos con anemias severas (que no son causadas por deficiencia de hierro) que necesitan trasfusiones de sangre también pueden desarrollar una sobrecarga de hierro.
    Ante la deficiencia de hierro, la terapia con suplementos de hierro puede ocasionar si: irritación gastrointestinal, nausea, vómitos, diarrea, constipación, heces oscuras.
    El Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias (Institute of Medicine of the National Academy of Sciences) ha establecido la ingesta máxima tolerable de hierro para individuos sanos. Personas con hemocromatosis hereditaria, con cirrosis hepática y otros problemas hepáticos pierden tener efectos adversos con ingestas menores a éstas.
    EdadHombres
    (mg/día)
    Mujeres
    (mg/día)
    0-12 meses4040
    1-13 años4040
    14-18 años4545
    >19 años4545
    Embarazo45
    Lactancia45
  • Datos personales

    Mi foto
    Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.