Follow by Email

miércoles, 25 de mayo de 2011

Beta caroteno

 
 
 


Historia

Los carotenos poseen propiedades antioxidantes. La vitamina A sirve para varias funciones biológicas, entre las que se incluye la participación en la síntesis de ciertas glico-proteínas. La deficiencia de vitamina A produce el desarrollo anormal de los huesos del sistema reproductivo, xeroftalmia (una afección de resequedad de la córnea del ojo) y en última instancia, la muerte. 
 
El consumo de carotenoides protegería del desarrollo de cataratas. Disminuyen el riesgo de contraer cáncer de pulmón, esófago y estómago. El grado de asimilación de los carotenos depende de la preparación de los alimentos. Las zanahorias deben trocearse y hervirse, ya que solo de esta forma se abren las células vegetales. Son ricos en caroteno la calabaza, los espárragos, tomate, serba, fruta de la pasión, guayabas, y otros.
 
El beta caroteno natural es un compuesto que puede encontrarse en la mayor parte de las verduras amarillas, naranjas o verde oscuras y pertenece a una familia de compuestos denominados carotenoides.
El beta caroteno natural es una forma segura de suplementar vitamina A porque se transforma en ella en el organismo a medida que este lo necesita, evitando así la acumulación de vitamina A en el hígado.

Para aquellos que se quieran beneficiarse de los efectos beneficiosos del beta-caroteno sin riesgos para la salud, lo pueden conseguir tomando una zanahoria (o más) al día. El beta-caroteno ingerido a través de la dieta no es acumulativo ni ofrece riesgo para el organismo.
Uno de sus mayores exponentes es, sin duda, la zanahoria. El betacaroteno se considera uno de los elementos percursores de la vitamina A más importantes, por eso también se le conoce como Pro-vitamina A. Gracias a este pigmento liposoluble (que se disuelve en grasa) de colores muy vivos, amarillentos y rojizos, el hígado y el intestino delgado son capaces de generar vitamina A, nutriente esencial para nuestro organismo.
Una dieta rica en beta-carotenos favorece el bronceado y la zanahoria lo posee en grandes cantidades. El beta-caroteno tiene grandes virtudes dietéticas y a la vez protege la piel de la influencia negativa del sol.
El beta-caroteno no sólo es capaz de ayudar a nuestra piel a broncearse. También ayuda a proteger nuestro organismo de algunos tipos de cáncer gracias a sus virtudes antioxidantes, debido a que ayuda a proteger a las células para que no sufran los daños de los radicales libres.

Por otro lado, se sabe que el beta-caroteno puede mejorar el sistema inmunológico, por lo que consumir vegetales ricos en este pigmento, puede ser muy importante para aquellas personas con problemas relacionados con las defensas. Su carácter de potenciador de vitamina A, le hace un elemento muy beneficioso para la vista, la formación de los huesos y de los glóbulos rojos.
El beta-caroteno aportado a través de los alimentos en la dieta parece ayudar, pero en cambio los suplementos de beta-caroteno no está demostrado que lo hagan. Más bien al contrario, diversos expertos en medicina han afirmado que existen diferencias, inexplicables por el momento, respecto a los efectos fisiológicos del beta-caroteno de origen natural y el compuesto sintético que contienen algunas pastillas o comprimidos, por lo que es recomendable obtener el beta-caroteno de los alimentos y no de suplementos. Los suplementos de beta-caroteno, deben tomarse bajo prescripción médica y siguiendo las cantidades apropiadas y establecidas por el especialista.
Por otra parte, tampoco es recomendable tomar suplementos de beta-caroteno en dosis muy altas, especialmente si se toman a largo plazo, ya que pueden ser dañinas para el hígado y poner la piel de color amarillo o anaranjada. Hay algunos “nutricéuticos” o suplementos cosméticos orales que juegan con esta propiedad, prometiendo un bronceado ideal gracias al beta-caroteno a dosis muy elevadas (algunos contienen hasta 50.000 UI), que lo que hacen es “teñir” la piel, (sobre todo manos pies y cara) dejándola de un color amarillento o anaranjado.
Las personas que fuman no deberían tomar suplementos de beta-caroteno ya que se demostrado que podrían aumentar el riesgo de cáncer del pulmón y de próstata.
Comiendo 5 porciones de frutas y verduras diariamente, se consigue la dosis diaria recomendada de beta-caroteno.
Algunos alimentos ricos en betacaroteno a parte de la zanahoria, son: los pimientos rojos, el tomate, la calabaza, los boniatos,  el melocotón, los albaricoques, el melón, el mango y la papaya. También son ricos en beta-caroteno, vegetales verdes como las espinacas, las acelgas y los berros, y algunos tipos de algas, aunque el color de este pigmento no se aprecia ya que está enmascarado por la clorofila, que les proporciona el color verde.
Una de las mejores fuentes de beta caroteno natural es el alga marina Dunaliella salina, que contiene más concentración de beta caroteno que las zanahorias. Adicionalmente esta fuente natural aporta otros carotenoides como el alfa caroteno, la criptoxantina, la zeaxantina y la luteína.
Los suplementos de beta caroteno natural y otros carotenoides, constituyen una excelente apoyo a la nutrición al compensar la carencia de estos nutrientes en la dieta diaria.
Entre las acciones del beta caroteno natural podemos destacar las siguientes:
  • Antioxidante: neutraliza los radicales libres.
  • Protege la piel contra los rayos ultravioleta y parece aumentar la capacidad para broncearse.
  • Protege las vías respiratorias del humo del tabaco, polución, etc.
  • Protege y mantiene la salud de los ojos.
  • Protege contra la candidiasis vaginal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.