Follow by Email

viernes, 6 de mayo de 2011

Trabajo sobre motivación


Índice:

 1.      –Introducción
2.      –Modelos de motivación
3.      –Teoría de la jerarquía de A. Maslow
4.      –Motivos y centros de placer
5.      –Motivación inconsciente
6.      –Apetito y alimentación
7.      –Motivación por estimulación sensorial
8.      –Motivación y conducta sexual
9.      –Motivación social

Introducción:

            “Motivos”, “necesidades”, “impulsos” e “instintos”, son constructos diseñados para explicar la conducta, pero no se pueden observar ni medir directamente.

            Las necesidades son lo que el hombre indica: deficiencias, y pueden basarse en requerimientos corporales específicos, en el aprendizaje, o en una convinación de estos dos. Sin embargo, motivo o motivación se refiere a un estado interno, que puede ser el resultado de una necesidad y se caracteriza como algo que activa o excita una conducta cuyo objetivo es satisfacer el requerimiento instigador. Los que son establecidos por la experiencia son conocidos sólo como motivos, mientras que los que atienden a la satisfacción de las necesidades básicas se les denomina impulsos, de origen biológico, pero a su vez estos últimos son moldeados poderosamente por la experiencia. Podemos decir que los términos de motivos y  necesidades, en el caso de  no tener bases biológicas evidentes, se pueden intercambiar.
            El concepto de instinto ha tenido una gran controversia. En un principio se asoció a patrones conductuales determinados por la herencia, pero muchos autores declinaron este término porque implicaba “solo hereditario”; también se dijo que “las personas se ven impulsadas a actuar por instintos”. Todo esto hizo que los psicólogos se decepcionaran de este término. Hoy en día se prefiere el constructo patrón de acción fija, definiéndose estos como respuestas particulares a claves particulares, específicos a hembras o machos de una especie determinada, estereotipados, que se completan una vez iniciados, resistentes a la modificación y, en su mayor parte no aprendidos. También hay otro concepto preferido al de instinto por su claridad, el de predisposición genética.

 1. - Modelos de motivación
 Hay dos modelos populares:
 a)      Modelo homeostático:

El modelo homeostático supone que el cuerpo tiene patrones de referencia para cada una de sus necesidades. El criterio de referencia indica el estado óptimo, ideal o de equilibrio, a su vez el criterio puede estar determinado por la experiencia o por los genes. Cuando el cuerpo se aparta de manera importante de uno de sus patrones de referencia, como lo hace en forma continua, surge un requerimiento. La necesidad activa un motivo y el motivo desencadena una conducta dirigida a restablecer el equilibrio. De acuerdo con este modelo la motivación sirve como el gran plan corporal de autorregulación, o de homeostasis.

b)      Modelo incentival:

Los incentivos se definen como los objetos, sucesos o condiciones que incitan a la acción. El modelo incentival indica que a menudo las experiencias y los incentivos alteran las cogniciones y las emociones, llevando a la motivación, la cual a su vez excita  conducta, la que puede cambiar otra vez las cogniciones y las emociones, incrementando o decrementando el nivel de motivación.

            Los incentivos, las emociones y las cogniciones suelen convinarse con los mecanismos homeostáticos para moldear los impulsos básicos. En otras palabras, una serie de fuerzas internas y externas controlan gran parte de nuestra motivación. Los psicólogos a veces distinguen entre  incentivos internos y externos: distinción que se establece para el reforzamiento intrínseco y extrínseco. Los incentivos extrínsecos son los que se encuentran externos a la realidad, sin embargo lo que es motivante de manera intrínseca (incluido en la actividad) pueden variar de una persona a otra, a excepción de  los impulsos básicos que con frecuencia son motivantes intrínsecos.
            Una extensa literatura de investigación sugiere que el ofrecimiento de recompensas (incentivos extrínsecos) para que se realice la conducta, inhibe los incentivos intrínsecos. Las recompensas también tienen un aspecto de retroalimentación; indican que algo se hizo lo suficientemente bien para la recompensa. Cuando lo más importante es el aspecto de control de la recompensa las personas tienden a perder interés por las actividades que se recompensan. La motivación intrínseca parece desarrollar la curiosidad, el aprendizaje conceptual y la creatividad.


2. - Teoría de la jerarquía de A. Maslow:

            Psicólogo estadounidense y máximo exponente de la psicología humanística, nacido en Nueva York, y formado en la Universidad de Wisconsin. La mayor parte de su carrera docente transcurrió en la Universidad de Brandeis. Abraham Maslow fue un psicólogo humanista que sugiere que los motivos están ordenados. Él afirmaba que los seres humanos nacen con cinco sistemas de necesidades, organizados en una jerarquía. Conforme se satisface un conjunto de necesidades es sustituido por uno nuevo, a sí se sube en esta escala a través de los varios sistemas, de manera ordenada.
            La teoría de Maslow hace hincapié en las necesidades fisiológicas, estas necesidades requisitos para la supervivencia, son las más fuertes y urgentes. Deben gratificarse hasta cierto punto antes de que surjan otras necesidades; si solo una de ellas permanece sin satisfacer, puede dominar a todas las demás.
            Una vez que se han satisfecho las necesidades fisiológicas humanas, se hacen aparentes las necesidades de sentirse protegidos, libres de peligro y de seguridad. Las personas pueden adoptar religiones y filosofías que les ayuden a organizar sus vidas y que les aporten seguridad. Cuando se logran las necesidades de seguridad, surgen las de afecto, intimidad y pertenencia. Desde el punto de vista de este autor, la vida moderna urbana es solitaria por varias causas: los lazos tradicionales familiares se han desintegrado conforme las personas se concentran en si mismas y las actividades diarias de una gran ciudad tienden a ser impersonales.
            Si se han satisfecho las necesidades de afecto, dominan las necesidades de ser querido por uno mismo y por otros. Los individuos quieren ser valorados por su comunidad, en su trabajo y en su hogar y desean respetarse a sí mismos. Por último, cuando todas estas necesidades están satisfechas, las personas buscan la autorrealización, la cual es muy difícil de alcanzar y muy poca gente la consigue.
             
3. – Motivos y centros de placer

            Cuando se presenta una necesidad biológica hasta cierto grado, parece ser que satisfacerla genera dos tipos de placer. En primer lugar el alivio que se genera al liberarnos de las tensiones y de la incomodidad que normalmente acompaña a la deficiencia y en segundo lugar un componente de placer más vivido, o gusto, que a menudo viene de satisfacer un impulso básico. Las personas están acostumbradas a sentir placer al satisfacer una necesidad básica, esta expectativa puede considerarse como un incentivo que motiva a los individuos a satisfacer las necesidades corporales. El gozo que acompaña a los motivos está arraigado en el cerebro, en regiones denominadas centros de placer.
            Desde principios de la década de 1950 el médico Robert Health y sus asociados han usado la estimulación cerebral de manera terapéutica para aliviar el dolor crónico severo y para adquirir el control de cierto tipo de conductas problemáticas.
            Hoy en día los científicos saben que muchos mamíferos, incluido el hombre, tienen numeroso circuitos en el cerebro asociados al placer. Están muy bien localizados y dispersos por todo el cerebro y a todos los niveles. Parecen estar implicados varios sistemas neurotransmisores como la dopaina, norepinefrinas y endorfinas.
            A pesar de que os científicos no saben con precisión que es lo que realizan los centros de placer ni cómo lo hacen, afirman que la estimulación de un centro de placer acompaña la reducción natural de necesidades conforme los animales viven. Existen pruebas de que los centros de placer también se activan durante el aprendizaje y son excitados por dulces y drogas como la heroína y la cocaína.


4. –Motivación inconsciente

            Sigmund Freud afirmaba que los humanos muy pocas veces están conscientes de las fuerzas que los motivan. La gente a menudo no se percata de lo que percibe y piensa y con frecuencia se comporta de manera distraída o automática. No sería sorprendente descubrir que los humanos también están inconscientes de los motivos que generan conducta. Investigaciones acerca de los centros de placer del cerebro sugieren que la motivación inconsciente existe. De hecho, hay una gran cantidad de información que apoya la idea de que a menudo la gente no se percata de influencias en su conducta. Algunos individuos tienen más probabilidades que otros de no estar en contacto con sus experiencias internas.

Apetito y Alimentación

            Todos los animales necesitan comida para satisfacer sus requerimientos diarios de energía, crecimiento y recuperación de tejidos. A pesar de que pocas criaturas regulan la ingestión de alimento de manera consciente, la mayor parte se las arregla para consumir lo indispensable para satisfacer sus necesidades.


 1. –Bases fisiológicas del apetito

            Estómago. Muchas personas asocian el hambre con los gruñidos y ruidos de sus estómagos. También los primeros psicólogos establecieron esta relación. A sí Cannon hizo un experimento en el que quiso demostrar la relación entre  los dolores manifestados y las contracciones estomacales, estaba convencido de que el estómago mandaba señales al cerebro cuando el cuerpo necesitaba comida. Más adelante se supo que la irritación estomacal, provocada por el globo que ingería para hacer el experimento, era el responsable hasta cierto punto de las contracciones. Con respecto a los “dolores de hambre” se sabe que el estómago, cuando se alimenta a intervalos regulares, es capaz de anticiparse a la ingesta y como consecuencia enviar señales nerviosas para disponer los músculos estomacales. Los músculos al contraerse  producen las sensaciones que en el cerebro se interpretan como hambre.

            Boca y garganta. Los animales dejan de comer después de un número razonable de masticaciones, succiones y degluciones. Lo hacen incluso cuando no se absorben materiales nutritivos en el torrente sanguíneo. Las cualidades de la comida también alteran la ingestión; el sabor, relacionado con el olor, la textura y la temperatura es muy importante. Un fenómeno importante es el smorgasbord, que nos muestra que el gusto es muy importante en la ingestión: los organismos comen mucho más cuando se les ofrece una gran variedad de alimentos que cuando sólo se les ofrece uno. Las sensaciones orales parecen desempeñar diversas funciones en el control de la alimentación; contribuyen a que el cerebro oriente y coordine las comidas específicas que se ingieren para que se obtenga una dieta balanceada. Además, junto con otros datos de la formación reticular, las percepciones orales ayudan a excitar la corteza para que se estimule el apetito y exista motivación para comer.

            Sangre. La composición de la sangre proporciona información con respecto al ambiente interno del cuerpo. Niveles de glucosa, grasa y hormonas contribuyen a que el cerebro decida cuando debe activar o desactivar el hambre. Después de la comida, ciertas enzimas, abundantes en la saliva y en el estómago, descomponen el alimento en proteínas, azucares y grasas. El cerebro a partir de los datos que recibe acerca de la concentración de azúcar (glucosa) en sangre, decide cuando se ha ingerido suficiente alimento en las comidas y así ayuda a regular el peso a corto plazo. Además el cerebro analiza la química y cantidad de grasa en el torrente sanguíneo: las personas tienden a mantener sus células de grasa de cierto tamaño y composición química. Cuando cualquiera de estos niveles se aparta de lo normal se tiende a restablecer el equilibrio. Las glándulas endocrinas segregan hormonas, algunas relacionadas con la digestión, absorción y utilización de los nutrientes que se captan. Otras desempeñan funciones en la regulación del apetito y del peso a largo plazo.

            Cerebro. Numerosos circuitos cerebrales están relacionados con el control del hambre. Se piensa que el hipotálamo tiene mucha importancias en ella, sobre todo sus núcleos ventromedial (centro de saciedad) y el núcleo lateral (apetito). Todo esto ha cambiado un poco en nuestros días y hoy se piensa que los “centros de la alimentación” y “ los centros de la saciedad” deben considerarse de manera más adecuada como sistemas o circuitos que solo pasan por el hipotálamo. Pero además de desempeñar funciones en el hambre (que como he dicho aún no están muy claras) se piensa que es el responsable del alza en la activación que acompaña al apetito y del placer que sentimos al comer. También ayuda a regular ciertos procesos metabólicos y endocrinos. Pero no solo lo hace el hipotálamo sino que en el cerebro hay una serie de circuitos que desempeñan esta función (aún hoy no muy clara) y tampoco debemos de olvidar la influencia del ambiente como un factor más en la regulación del apetito.

 2. –Apetitos específicos

            Unas influencias de los apetitos específicos son biológicas y cuya misión es la del mantenimiento óptimo del equilibrio de nutrientes en el organismo. De esta forma se regula la ingestión de proteínas o carbohidratos, por tanto los apetitos específicos se conforman al modelo homeostático de la motivación.
            Pero también se puede establecer otra causa, nosotros si hacemos una dieta no sana podemos sufrir enfermedades, de esta manera se establece una asociación y en lo posterior vamos a asociar una dieta mala con la posibilidad de manifestar una enfermedad.
            Los hábitos alimenticios derivados de la cultura pueden incluso sobreponerse a la necesidad y conducir incluso a desnutrición severa. A pesar de que las culturas moldean las preferencias generales en la comida las experiencias individuales también son importantes. Los gustos alimenticios de padres e hijos se parecen mucho y al parecer están implicados tres factores: imitaciones de predilecciones paternales y la exposición selectiva a los alimentos ingeridos en el hogar. La exposición es un moldeador muy importante de las preferencias en la comida, preferencias que duran hasta la vida adulta. Sin embargo, la exposición fuera de casa también influye en los gustos alimenticios y un ejemplo son los niños que van a las guarderías y son expuestos a las preferencias alimenticias de otros niños. E incluso pueden establecerse de manera accidental cuando se dan factores desagradables en el momento de la comida.


3. –Controles de peso: enfoque a la obesidad

            Por lo general el término obeso se aplica a individuos que acumulan una gran cantidad de tejido adiposo en el organismo. El concepto de peso ideal es un poco ambiguo y es posible que exista mucho margen para un peso saludable en cierta edad, estatura y complexión.
            Es común pensar que la obesidad está causada por sobrealimentación: las personas robustas ingieren más calorías pero el control del consumo de comida y del peso son muy complicados y están bajo influencias hereditarias y ambientales que se coordinan para determinar lo que la gente pesa.

Herencia

             La obesidad se transmite en las familias: los patrones sugieren que a menudo la herencia está implicada. Un ejemplo es que gemelos fraternales criados por separado tienden a parecerse más en peso que los que se han criado juntos. Los genes parecen predisponer a los individuos a la obesidad por medio de mecanismos que afectan al apetito, preferencia de sabores, saciedad, actividad y metabolismo que se refiere a los diversos procesos a través de los cuales la energía está disponible para las células del cuerpo. Los efectos de las discrepancias son tan dramáticas que es posible encontrar dos personas con la misma edad, peso, estatura y nivel de actividad, de las cuales una de ellas ingiere el doble de calorías que la otra.

 Alimentación temprana

            Nuestra historia de alimentación como niños influye en nuestro peso como adultos en dos formas diferentes: hábitos alimentarios y maquinaria de células grasas.
            Algunos niños excedidos de peso tienen la probabilidad de desarrollar los tipos de alimentación y de patrones de actividad que los mantienen pesados, muchos psicólogos afirman que las familias son muy importantes a este respecto. Un aspecto que si se ha investigado es la distribución de la comida en el transcurso del día: así las personas que hacen menos de tres comidas al día tienden a estar más excedidas de peso ya que al comer grandes cantidades de alimento de una sola vez se amplían los tractos digestivos y en consecuencia la glucosa y las grasas se absorben con mayor rapidez.
            Los padres contribuyen a establecer la frecuencia con la que los niños ingieren al programar las comidas y establecer asociaciones entre la alimentación y actividades, estas asociaciones son las palomitas y el cine, o las patatas fritas y la televisión. Otro aspecto es que los seres humanos comen en circunstancias de tensión y de privación sensorial, parece ser que la tensión establece condiciones bioquímicas que reducen los niveles de azúcar en la sangre y que hace que los organismos se sientan hambrientos; además el placer que la alimentación produce es un distractor. Es probable que los padres establezcan los hábitos alimenticios que contribuyen al peso de sus hijos. Determinan lo que el niño come y definen criterios para la cantidad de alimento que constituye una ración y cuántas de ellas son permitidas.
            Los patrones tempranos de alimentación afectan al peso de otra forma menos obvia. La gente incrementa su tejido adiposo de dos maneras: puede aumentar el número de células adiposas, o incrementar el tamaño de las células ya existentes. Los adultos cuya obesidad aparece antes de los 12 años de edad tienden a poseer células adiposas cuyo tamaño es igual a las de unas personas esbelto, la diferencia es que tienen muchas, hasta cinco veces más. Por lo general, los individuos cuya obesidad se desarrolló en la edad adulta tienen un número normal de células adiposas, pero cada una tiende a crecer. Las personas obesas pueden tener los dos problemas: bastantes células adiposas que también son muy grandes.
            La alimentación durante nuestra infancia tiene un efecto biológico sobre nuestra maquinaria de almacenamiento de grasas que al parecer hace más posible la presencia de obesidad más adelante. Por desgracia la multiplicación de células adiposas no es reversible y la pérdida de peso afecta, de manera primordial, al tamaño de la células adiposas. Estudios sugieren que la obesidad durante la temprana infancia hace que los individuos se queden con dotación excesiva para el almacenamiento de grasas, lo cual hace probable la obesidad y difícil la reducción de peso.

 

Externalidad e incentivos externos

             Por lo general, el apetito humano está controlado por claves externas referentes a la comida (incentivos), condiciones que desencadenan la ingestión de nutrientes incluso si la gente no tiene hambre. Entre estas claves se encuentra la presentación atractiva de los alimentos....Las claves internas difieren de las internas como dolores de cabeza, etc. En épocas pasadas los psicólogos suponían que las personas obesas demuestran una orientación externa hacia la comida, sin embargo, un análisis de la gran cantidad de literatura acerca del tema dejó claro que los sujetos con exceso de peso no siempre están orientados hacia el exterior, ni los individuos de peso normal se encuentran sintonizados de manera constante hacia el interior.
            Ser sensible a lo externo si parece conducir a una ingesta excesiva de comida, incluso en personas de peso normal. La orientación externa incrementa la activación fisiológica en presencia de comida, conduciendo a una mayor conciencia de los alimentos, más salivación y mayor secreción de insulina. La respuesta insulínica es crítica: baja el nivel de glucosa en la sangre, haciendo que el organismo se sienta hambriento. Al mismo tiempo aumenta la probabilidad de que los nutrientes se almacenen en forma de grasas.
            Es posible que la externalidad pueda heredarse. Alo largo de la historia las personas orientadas hacia lo externo tenían posibilidades de aprovechar la abundancia y de soportar el hambre, viviendo para reproducirse y transmitir la externalidad. De manera similar, en las culturas en las que la provisión de alimento es impredecible, las personas tienden a comer cuanto pueden. Esta puede ser una causa entre muchas otras de por qué la gente pobre está pasada de peso.

 Cultura
             En muchas culturas industriales el comer se ha convertido en una forma principal de recreación, relajación, celebración y hospitalidad. La gran variedad de alimentos disponibles de inmediato en el supermercado y en los restaurantes de comida preparada tienden a fomentar la alimentación excesiva. Además, gran parte de lo que se come en rico en contenido de grasas y en calorías. Sumado a esto, consumir un alto porcentaje de calorías en forma de grasas tiende a conducir a la obesidad.

 Nivel de actividad

            Hoy en día se ha reducido considerablemente la práctica de ejercicio físico en nuestras vidas, ahora vamos al trabajo en coche o en moto y las maquinas se encargan del trabajo físico. Ahora para hacer ejercicio físico lo tenemos que hacer de forma intencional como salir a pasear o ir a un gimnasio, porque de otra manera no estaría incluido.
            El ejercicio desempeña diferentes papeles en la regulación del peso: quema calorías. También mantiene a los mecanismos de regulación de peso a tono para que funcionen de manera adecuada. La ausencia externa de actividad lleva a la sobrealimentación y al exceso de peso. Las personas obesas son a menudo relativamente inactivas; Jean Mayer observó que nadan con menos vigor y realizan pocos movimientos cuando juegan al tenis u otro deporte que la gente normal. Como Moconsecuencia queman menos calorías y su apetito está desfasado de sus necesidades calóricas.

Motivación por estimulación Sensorial

Sigmund Freud afirmaba que la motivación está dirigida a librarnos de estimulación; se bebe para saciar la sed, un tipo de estimulación. Este concepto de motivación  ya no es aceptado, hoy en día, los psicólogos suponen que los seres humanos y otros animales desean la estimulación, buscándola de forma activa. Si se abandona estas costumbres autoestimulantes, las personas encuentran que las rutinas diarias son tediosas y se sienten irritables, deprimidas y mecanizadas.

Diferencias individuales en la búsqueda de la estimulación.

A pesar de que todas las personas requieren cierto grado de estimulación, cada agente gente prefiere diferentes cantidades. Demasiada puede ser igual de perturbadora que si no hay suficiente. El psicólogo Marvin Zuckerman diseñó una prueba para medir el grado al cual los seres humanos buscan la estimulación. Zuckerman encontró que las personas clasificadas como buscadores de sensaciones tendían a mostrar cuatro características relacionadas:
           
1.      Les gusta buscar diversión en actividades de riesgo físico, pero aceptadas socialmente (como paracaidismo, buceo, conducir a velocidad y cosas parecidas).

2.      Les agrada tener experiencias mentales y sensuales poco frecuentes (luces brillantes, temperaturas extremas y ruido) y un estilo de vida no conformista.

3.      Prefieren ir a fiestas, apostar, beber y tener aventuras sexuales.

4.      Tiene poca tolerancia para las vivencias repetitivas y constantes.


Influencias  sobre la búsqueda de estimulación.

Los datos experimentales sugieren que los genes influyen el  nivel de la enzima llamada monoamina oxidasa (MAO) que controla las catecolaminas.  Las mediciones de la MAO en la sangre demuestran una correlación negativa con la estimulación  para la búsqueda de estimulación. Los hombres tienden a presentar niveles más bajos de MAO que las mujeres y sacan  mayores puntajes en pruebas en pruebas de la búsqueda de sensaciones. También cabe destacar que las concentraciones de MAO incrementan con la edad, conforme decrece la motivación para la búsqueda de sensaciones.
A pesar de que la búsqueda de estimulación de estimulación quizás tenga una base genética, el ambiente puede modificarla. En pocas palabras, los grados de reactividad y de estimulación parecen ajustarse a las condiciones de vida.

 Motivos para explotar y manipular.

            Es probable que la motivación para explorar y manipular, o curiosidad, esté relacionada con la necesidad de estimulación sensorial. El juego, que a menudo  es exploratorio o manipulado es una actividad que casi cualquier mamífero realiza.
La curiosidad es evidente en las personas durante toda su vida, empezando desde la niñez. De los cuatro a los doce años de edad hay un interés creciente por observar y escuchar material novedoso. Conforme se encuentra uno  con lo nuevo, los marcos mentales se rompen y aparecen otros, desarrollando la competencia mental. La motivación por lo novedoso tiene un valor de supervivencia;  los animales que prestan atención a las experiencias nuevas están más dispuestos a notar y a reaccionar de manera adecuada a las condiciones desesperadas que requieren decisiones de vida o muerte. Además las exploraciones y manipulaciones  proporcionan control sobre el cuerpo y el entorno.


Motivación y Conducta Sexual
  
Naturaleza del impulso sexual:

A menudo los psicólogos hablan del impulso sexual, en vez de motivación sexual, porque el motivo está arraigado en la biología y dirigido en una última instancia hacia una meta física.

El impulso sexual es complejo; tiene aspectos incentivales y homeostáticos. Después de largos periodos sin actividad sexual, la mayoría de las personas tienen un entusiasmo relativo. Los estímulos desempeñan  un papel clave, pero también es importante lo que se piensa


Bases fisiológicas del impulso sexual:

En los comienzos, el niño que no ha nacido es capaz de producir tanto glándulas sexuales masculinas o femeninas, como gónadas y como los testículos y los ovarios. Una vez producida las gónadas, empiezan a producir hormonas sexuales, sustancias mensajeras que viajan por todo el cuerpo para moldear el desarrollo sexual. Estas hormonas son estrógenos en el caso de la mujer y andrógenos en el caso del hombre.
La actividad sexual máxima no se relaciona de manera consistente con la producción máxima de dichas hormonas. Tampoco ha sido posible correlacionar la producción de estrógenos y progestinas en la pubertad con una intensificación de la sexualidad en el caso de la mujer. El caso del hombre es parecido; una vez más las hormonas  influyen en el impulso sexual, pero no lo controlan, incluso cuando sus cuerpos no generan cantidades sustanciales de andrógenos en las etapas tempranas y posteriores al ciclo vital,  muchos hombres demuestran interés y tienen actividad sexual, por lo tanto podemos afirmar que grandes cambios en los niveles de testosterona están ligados con el impulso sexual.  
En consecuencia algunos hombres se sienten obsesionados por su sexualidad y muestran concentraciones importantes de testosterona.

 Incentivos e impulsos sexuales.

Varios tipos de incentivos desempeñan una importante función en la elicitación del impulso sexual. Los incentivos no aprendidos producen excitación sexual sin experiencia sexual previa. Los investigadores han buscado estímulos no aprendidos en una serie de claves, incluyendo el olor de las secreciones corporales, la observación de genitales y de actividades sexuales y la estimulación táctil.
Las imágenes sexuales son otro tipo de incentivos sexuales, muchas imágenes mentales parecen ser una mezcla de experiencias reales, material erótico y creaciones originales. Si bien los estímulos conducen a la excitación o al  impulso, no llevan directamente a la conducta. Los pensamientos y las emociones determinan la forma en que la gente reacciona ante su propia excitación.
Una vez que ocurren conductas sexuales, actos como la masturbación, el coito y hablar sobre sexo, se encuentran influidas por el condicionamiento  operante. Si los efectos son positivos, entonces se fortalece la probabilidad de actuar motivado sexualmente, si las experiencias son desagradables entonces la posibilidad de la acción decrementa.
  
Respuesta sexual humana:

A pesar de que las personas satisfacen sus impulsos sexuales de muy diferentes maneras, el cuerpo humano presenta un patrón consistente de reacciones hacia la estimulación sexual. Masters y Johnson descubrieron que cuando se estimula a nivel sexual al cuerpo humano éste presenta un patrón constante de reacciones que pueden agruparse en cuatro etapas: excitación, meseta, orgasmo y resolución.
Pocos segundos después de la estimulación sexual tiene lugar el periodo de excitación, en el cual las personas respiran con rapidez y tensan todos los músculos de sus cuerpos. A continuación transcurre la etapa conocida como la de meseta, la cual se caracteriza por una acumulación de sangre en la parte superior del cuerpo y más concretamente, en el hombre, en el cual se produce una alteración en el nivel de excitación. La mujer puede presentar diferentes síntomas, como mantenerse en el estado de meseta sin excitación, o seguir su camino hacia el orgasmo.Tras la etapa conocida como meseta y nombrada anteriormente, nos encontramos con el periodo denominado orgasmo; el orgasmo se manifiesta durante varios segundos e incluye euforia intensa, pérdida momentánea del contacto con uno mismo y con el entorno, y además una sensación de ansiedad. Esta sensación de orgasmo es similar tanto para el hombre como para la mujer. La última fase del ciclo sexual es conocida como el periodo de respuesta sexual. En este momento el cuerpo retorna a su estado normal , se alivia de congestión sanguínea y se relajan los músculos tensos.

 Impulso sexual durante todo el ciclo de la vida:

La mayor parte del conocimiento del impulso sexual proviene de entrevistas a adolescentes y a adultos acerca de la frecuencia de la actividad sexual. Las personas muestran un impulso sexual desde el momento del nacimiento, aunque se en los años comprendidos entre la adolescencia y el periodo adulto cuando estos tipos de  impulsos se hacen más patentes.
Los  psicólogos  creen  que  el  impulso  sexual   llega  a  su  máximo  durante  la  juventud  e  inicio  de  la  segunda  década  de  la  edad. La ”pareja    recién  casada  promedio”  manifiesta  sostener relaciones  sexuales  de  dos  y  tres  veces  a  la  semana. La  frecuencia  baja  poco  a  poco  hasta  llegar  a  casi  una  vez  por  semana  a  lo  largo  de  la  edad  madura . Otro  marcado  decremento  se  presenta  cerca  de  los  70 años .  Sin  embargo , del  40%  al  65%  de  personas  sanas  activas  entre  los  40  y  los  71  años  de  edad  indican  tener  relaciones  sexuales  con  regularidad . Además , del  10%  al 20%  de  los  adultos  mayores  de  78 aún  realizan  el  coito; algunos  ,dos  veces  a  la  semana  o  más .
Los  estudios  que  siguen  a  las  mismas  personas  en  el  tiempo  en  vez  de  hacer  cuestionarios  agente   de  diferentes  edades  representan  una  imagen  un  poco  distinta  de  la  sexualidad  en  la  edad  adulta.  La  investigación  en  generaciones  contemporáneas  que  se  realizaban  cada  dos  años  desde  1968  hasta1974  sugiere, entre  los  46  y  los77  años, casi  el  60% de  hombres  y  mujeres  estadounidenses  expresan  el  mismo  nivel  aproximado  de  actividad  sexual. Para  el  205se  representan incrementos  y  para  otro  20%  hay  decrementos.
         Robert  Solnick  y Nan  Corby  (1983)  señalan  tres  principales  influencias  sobre  la  conducta  sexual  de  las  personas  de  edad  avanzada. Una  es  la  experiencia  y  disfrute  pasados. El  estado  de  matrimonio  es  un  predicador  importante  para  la  actividad  sexual  en  las  mujeres,... pero  no  en  los  hombres. Tercera, la  salud  percibida  es  un  determinante  clave  para   la  actividad  sexual  en  los  hombres.

 Género e impulso sexual

Las  mujeres   tienden  a  ser  más  responsables,   convencionales  e  idealistas  y  los  hombres  propenden  a  mostrarse  más  permisivos  y  orientados  hacia  placer  y  poder.  A  los  hombres  se  les concede  más  libertad  sexual  que  a  las  mujeres  quizás, las  experiencias  sexuales  de  las  mujeres  tienden  a  darse  en  entregas  en  las  que  hay  amor  y  compromiso  de  manera  más  consistente  que  en  el  caso  de  los  hombres,  a  pesar  de  que  ambos  prefieran  el  sexo  de  este  modo  las  percepciones  sexuales  de  varones  y  hembras  son  divergentes. Los  hombres   adolescentes  tienden  a  tener  más  orientación  sexual  hacia  las  mujeres. También, lo  que  las  mujeres  interpretan  como  conducta  cariñosa  de  su  parte, tal  vez  sea  interpretada  como  una  invitación  sexual  por  los  hombres.
Aveces  se  responsabiliza  a  las  costumbres  sociales  por  las  diferencias  de  conducta  sexual  entre  varones  y  mujeres;sobre  los  hombres  existen  presiones  para  que    se  anoten  puntos  sexuales  “ y  objeciones  contra  las  mujeres  que  lo  hacen .
             ¿Podría  ser  que esta  doble  moral  tenga  una  base  en  la  herencia  evolutiva? Donald  Symons  analiza  la  sexualidad  masculina  y  femenina  desde  una  perspectiva  darwiniana   y  dice  que  a  lo  largo  de  la  inmensamente  duradera  fase  de  cacería  y  recolección  de  la  historia  evolutiva  humana, los  deseos  y  disposiciones  sexuales  que  eran  adaptativos  para  cualquier  sexo, se  consideraban  el   desastre  reproductivo  para  el  otro.
           ¿Por  qué  hombres  y  mujeres  desarrollaron  distintas  estrategias  reproductivas?  Las discrepancias  de  los  sexos  dependen  de  las  diferencias  entre  espermatozoides  y  óvulos. Los  hombres  tienen  tantos  espermatozoides  cuya  función  es  impregnar  la  mayor  cantidad  de  compañeras  posible. Otra  táctica  lógica  es  la   de  invertir  sólo  poco  esfuerzo  en  el  encuentro  reproductivo  y  en  contribuir  al  cuidado  del  niño . Otro  es  elegir  parejas  que  sean  jóvenes. Las  mujeres  tienen  una  pequeña  cantidad  de  óvulos  y  solo  pueden  llevar  a  término  pocos  hijos;  se  les  asignan  También  las  responsabilidades  de  la  crianza  para  que  sus  genes  estén  representados  en la  siguiente  generación, las  mujeres  parecen  requerir  una  relación  permanente  con  un  proveedor  que  protegerá  y  criara  a  sus  hijos.
            Estas  agendas  evolutivas  distintas  son  la  base  para  los  patrones  divergentes  de  interés, respuesta  y  ejecución  sexual  en  hombres  y  mujeres.

Actitudes sexuales contemporáneas

Durante  la  década  de1960  se  represento  un  cambio  dramático  o  revolución  en  actitudes  sexuales.  Los  jóvenes  buscaban  mas  libertad  para  expresar  su  sexualidad;  las  mujeres  querían  librarse  de  viejas  restricciones. Los  homosexuales,  los  transvestistas  y  los  bisexuales  lucharon  por  el  derecho  a  no  esconderse.

 Notable  conflicto  entre  las  mujeres  con  respecto  a  asuntos  sexuales  la  psicóloga  Lillian  Breslow  Rubin (1977)   estudio  parejas  trabajadoras  y  de  clase  media  que  vivían  en  el  área  de  San  Francisco;  resumió  sus  observaciones  socializadas  desde  la  infancia  para  experimentar  la  sexualidad  como  una  fuerza  negativa  que  debe  inhibirse  y  reprimirse,  las  mujeres  no  pueden  “encenderse”  conforme  lo  dicta  la  cultura  cambiante  de  sus  esposos. ¡ Las  niñas  bien  no  lo  hacen!  ¡Los  hombres  usan  a  las  niñas  malas  pero  se  casan  con  las  buenas!  ¡Someterse, pero  no  disfrutar, al  menos  no  de  manera  obvia!  Estas  son  las  máximas  que  han  dominado  sus  vidas; máximas que  se  abandonan  con   dificultades   si  es  que  se  dejan  de  lado.

Otro  signo  de  problemas  sexuales  radica  en  las  altas  tasa  de  embarazo  en  adolescentes, incluso  cuando  los  dispositivos   anticonceptivos  son  legales  y  están  disponibles. De  acuerdo  con  la  investigación  de  Donn  Byrne  y  sus  asociadas,  las  ansiedades  sexuales  son  la  base  de  esta  dificultad.  El  uso  de  métodos  de  control  natal  implica  admitir  ante  uno  mismo,  frente  a  un  compañero  o  un  dependiente  de  farmacia, las  intenciones   de  tener  relaciones  sexuales. Muchas   personas  jóvenes  parecen   sentirse  culpables,  y, en,  consecuencia, reacios  a  hacer  esta  declaración  a  cualquiera,  aun a  ellos  mismos.

 Otras  observaciones  sugieren  que  la  herencia  victoriana  continua  influyendo. Entre  estos  se  encuentran  los  intentos  de  grupos  de  ciudadanos  para  limitar  las  libertades  civiles  de  gente  que  no  cabe  dentro  del  molde  tradicional  heterosexual, actitudes  negativas  hacia  la  investigación  sexual  legítima  realizada  por  agencias  patrocinadoras  y  resistencia  a  la  educación  sexual  honesta  en  escuelas  publicas.

 Motivación social:

Toda  la  motivación  humana  puede  considerarse  social  incluso  los  impulsos  humanos  más  básicos  están   determinados  por  la  cultura  nosotros  vamos  a  tomar  un  sentido  mas  estrecho  reservándolo  para  los  motivos  cuya  satisfacción  dependa  del  contacto  con  otros  seres  humanos. En  esta  categoría  de  motivación    social  se  encuentra  motivos  que  surgen  para  satisfacer  las  necesidades  por  lo  que  el constructor  se  utilizan   de  modo  indiferencia.

Los  niños  muestran  motivación  social  desde  el  inicio; nacen  con  preferencias  para  observar  a  quienes   se  hace  cargo   de  ellos  y  con  el  equipo  para  llamar  a  otros  conforme  se  representan  sus  necesidades  básicas. Los  requerimientos  sociales  se  mantienen  fuertes  durante  todo  el  ciclo  de  la  vida.  Cuando  los  niños  se  sienten  amados,  la  pobreza  severa, complicaciones  del  parto,  los  problemas  físicos  y  la  disciplina  dura   causan  muy  poco  daño.  Los  niños  y  los  adultos  que  cuentan  con  apoyo  social  se  enfrentan  de  manera  más  adecuada  a  la  crisis. Cuando  se  les  rechaza  y   se  les  aísla  de  los  demás, las  personas  a  menudo  se  sienten  muy  perturbadas  y  deprimidas  muchos  psicólogos  afirman  que  los sentidos  y  los  cerebros  están  predispuesto  a  recibir  y  responder  a  los  motivos  sociales.  De  acuerdo  con  la  perspectiva  el  contacto  con  otros  seres  de  la  especie  contribuye  a  satisfacer  necesidades  que  se  encuentran  en  nuestra  fisiología. Otros  psicólogos  subrayan  los  aspectos  aprendidos  de  la  motivación   social.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.