Follow by Email

viernes, 29 de abril de 2011

INTESTINO DELGADO

Como se ha explicado anteriormente el REB se genera exclusivamente en las fibras helicoidales largas de la musculatura intestinal y el potencial en ellas generado, se propaga posteriormente a las fibras cortas.
El REB cambia su frecuencia a lo largo del intestino y pierde intensidad durante su propagación para desaparecer a una distancia variable de su punto de origen, dando lugar a la generación de otro estímulo que corrí la misma suerte. La actividad motora del intestino delgado es, por lo tanto, característicamente segmentaría.
frecuencia de los estímulos es mayor en su parte inicial (12-15/min.) y decrece gradualmente a medida que se acerca al intestino grueso (6-7/ min. en el íleon terminal). Este hecho está de acuerdo con cl concepto de la gradiente intestinal, formulado por Alvarez, según el cual todas las actividades del intestino (actividad metabólica, consumo de oxígeno, concentración en enzimas, tamaño de los poros de la mucosa, etc.), disminuyen en dirección cráneo-caudal.
El movimiento peristáltico en un segmento intestinal moviliza el contenido en dirección caudal debido a la gradiente de presiones que crea. A causa de la mayor frecuencia de contracciones en la parte alta del intestino delgado, el contenido se mueve forzosamente hacia el intestino grueso. El paso lento del alimento a lo largo del intestino delgado permite su mezcla con los jugos digestivos y su contacto prolongado con la mucosa, que facilita su digestión y absorción.
El avance del contenido distiende el intestino y aumenta la presión intraluminal. La distensión y aumento de presión inducen en las células argentófilas de la mucosa intestinal la secreción de la hormona serotonina. Se ha comprobado experimentalmente que la inyección intravenosa de serotonina intensifica las contracciones del intestino delgado, dándoles un carácter realmente peristáltico. Sin embargo, el papel fisiológico de esta hormona, en relación con las contracciones intestinales, es muy poco conocido.
El intestino aislado, separado del organismo, conserva su actividad motora, lo que demuestra que los impulsos son generados en el órgano mismo. Como hemos explicado, se generan en las fibras helicoidales largas del intestino, o sea, son miógenos. El sistema neurovegetativo no interviene en la generación de los impulsos sino que actúa solamente modificando la actividad motora inducida por ellos. El vago intensifica las contracciones intestinales, en tanto que el simpático las inhibe. La distensión de un segmento intestinal o la alteración de su irrigación pueden causar efectos similares a los del vago o simpático. La hipopotasemia disminuye la motilidad y puede producir, en casos extremos, la parálisis total del intestino delgado. En la última porción del íleon las fibras helicoidales, tanto largas como cortas, están engrosadas y forman el esfínter íleo-cecal. Este desempeña el papel de una válvula que impide el reflujo del contenido del intestino grueso hacia el delgado. Esta válvula está normalmente cerrada, pero para abrirla basta un leve aumento de la presión en el íleon, como el que se produce al contraerse éste durante la digestión. La presión por el lado del intestino grueso debe ser, sin embargo, muy alta para obtener el mismo efecto. El nervio vago relaja el esfínter y facilita así el paso del contenido del íleon hasta el intestino grueso. Normalmente, cada vez que la válvula se abre, pasan unos 20 a 39 ml del contenido al intestino grueso. El tono del esfínter íleo-cecal aumenta bajo la influencia del simpático y la simpatectomía produce su relajación permanente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.