Follow by Email

lunes, 4 de abril de 2011

Microbiología y enfermedad



Cultivos bacterianos en placas de PetriComo ya vimos en la segunda unidad, fue Louis Pasteur quien demostró que algunas bacterias son la causa de ciertas enfermedades infecciosas o contagiosas. Antes de él, muchos científicos y médicos ya tenían argumentos en favor de la teoría de los gérmenes como causa de enfermedad.
Robert Koch, médico microbiólogo alemán descubridor del agente causante de la tuberculosis y del cólera, estableció los llamados postulados de Koch para las enfermedades infecciosas, que señalan:
  1. El agente causante (el microorganismo) ha de encontrarse siempre asociado a la enfermedad.
  2. El microorganismo ha de ser aislado a partir de lesiones y obtenido en cultivo puro en el laboratorio.
  3. Este cultivo puro inoculado a un animal susceptible debe producir enfermedad.
  4. Se debe aislar el mismo microorganismo en cultivo puro realizado a partir de lesiones del animal infectado experimentalmente.
  5. Se debe demostrar la aparición de defensas específicas contra el agente causante tanto en el enfermo como en el animal infectado experimentalmente.
El término infección implica acción competitiva y antagonista entre dos seres vivos, el huésped y el parásito. Si el parásito tiene éxito, aparece la enfermedad; cuando esto ocurre recibe el nombre de agente patógeno.
No deben confundirse los términos infección e infestación. Esta última palabra sólo indica presenciade parásitos animales sobre o dentro del cuerpo (ectoparásitos o endoparásitos). Por ejemplo: un perro puede ester infestado de garrapatas y, sin embargo, no haber contraído ninguna enfermedad infecciosa. Por otro lado, un parásito infestante como la pulga (foto de la izquierda), el mosquito Anopheles o la garrapata (foto de la derecha), puede transmitir enfermedades microbianas como la peste. En este caso se habla de insecto (o cualquier otro animal) vector.
La patogenicidad se puede definir como la capacidad que tienen los microorganismos para penetrar en el huésped y producirle enfermedad. Un microorganismo patógeno puede serlo en mayor o menor grado, hablándose entonces de virulencia. Así pues, un microbio será muy virulento si su capacidad para producir enfermedad es muy alta.
La virulencia de un agente patógeno depende de:
  1. Las propiedades inherentes al propio microorganismo.
  • En algunos casos el microbio produce en el enfermo toxinas o sustancias venenosas para determinadas células del hésped. Esta toxina puede detectarse en la sangre del enfermo, hablándose entonces de toxemia.
  • En otros casos, la enfermedad no se adquiere por toxinas sintetizadas por microbios en el organismo humano, sino por la ingestión de alimentos contaminados con toxinas.
  • Otras veces no se producen toxinas, pero sí alteraciones fisiológicas y metabólicas variables según la enfermedad infecciosa, y que se manifiestan con unos síntomas determinados.
  • La virulencia de algunos microorganismos se debe a determinadas enzimas que favorecen la capacidad de penetración. Así por ejemplo, la colagenasa destruye el colágeno de la piel, huesos, cartílagos o músculos. La lecitinasa provoca la lisis de los eritrocitos, y la coagulasa activa el proceso de coagulación de la sangre; todas estas acciones favorecen directa o indirectamente la expansión del agente patógeno en el huésped.
  1. La respuesta inmunitaria de nuestro organismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.