Follow by Email

martes, 12 de abril de 2011

Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)


tdah
Cuando un niño, adolescente o adulto se distrae fácilmente, es impaciente, impulsivo, muy inquieto, le cuesta seguir instrucciones, evita tareas demandantes, tiene dificultad para llevar tareas a término, no pone suficiente atención y hay deterioro en su desempeño escolar, laboral o social, puede estar sufriendo del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).
Charlamos con el psiquiatra Julio Molina sobre la enfermedad, la importancia de su diagnóstico y su tratamiento.
¿Qué es el TDAH?
Es una de las enfermedades crónicas más frecuentes del Sistema Nervioso Central, en la cual están afectados los circuitos de neuronas cerebrales que regulan la capacidad de mantener la atención, la capacidad de controlar la impulsividad y la capacidad de controlar los niveles de actividad física.
¿Qué tan frecuente es el TDAH?
Un estudio epidemiológico de alrededor de 6 mil niños en Rochester, Minnesota, encontró una incidencia de 7.5 por ciento en la población escolar de primaria y secundaria que coincide con los estudios nacionales de salud del Center for Disease Control and Prevention (CDC) de USA en más de 100 mil niños con una tasa de 7.8 por ciento.
¿Está sobrediagnosticado el TDAH?
Aunque en algunas pequeñas poblaciones se diagnostica como TDAH a niños que tienen bajo desempeño escolar debido a otros trastornos, la mayor parte de los estudios epidemiológicos mundiales serios apuntan a que este no se diagnostica suficiente.
Método para diagnosticar el TDH
Tradicionalmente se hace el diagnóstico basado en el examen, la observación y la historia de la conducta del paciente hecha por un profesional especializado, los maestros, los padres y el paciente. En el laboratorio contamos con tecnología médica avanzada que puede evaluar y medir con precisión el funcionamiento cerebral cognitivo (capacidad de atención, memoria, impulsividad y funciones ejecutivas), así como evaluar niveles de actividad motora fina y gruesa y eficacia del sueño. Estos test están siendo usados por médicos, pediatras, psicólogos, psicopedagogos, psiquiatras y neurólogos para complementar sus evaluaciones tradicionales y así obtener diagnósticos más precisos y evaluar la eficacia del tratamiento.
Otros problemas que pueden causar falta de atención, hiperactividad e impulsividad
Los trastornos de ansiedad, la depresión, el trastorno bipolar, trastornos de sueño, lesiones cerebrales, epilepsia, enfermedades médicas o neurológicas, uso de algunos medicamentos y abuso de drogas. Todos estos problemas pueden ser la única causa del bajo rendimiento escolar, laboral o social, aunque es muy frecuente que sean condiciones comórbidas, o sea que están presentes al mismo tiempo que el TDAH. Por eso es tan importante que el diagnóstico sea hecho por un profesional calificado que pueda descartar la presencia de otras patologías que complican el cuadro clínico.
Efectos secundarios del tratamientos o las consecuencias del mal
Los efectos secundarios de los medicamentos que se usan en TDAH son por lo general transitorios y ocasionales. Muchos se preocupan por el riesgo de adicción a ellos, pero las investigaciones científicas recientes indican que estos reducen significativamente el riesgo de fumar cigarrillos, de alcoholismo y uso de drogas en adolescentes con TDAH. Aparte del deterioro del aprendizaje, ocupacional, social y familiar que lleva a una vida de infelicidad, las consecuencias del mal no diagnosticado pueden ser graves y de vida o muerte. Esta fue la declaración por consenso de un grupo internacional de 75 investigadores y expertos médicos.
Ellos demostraron que las personas con TDAH son 70 por ciento más propensas a tener pocos o ningún amigo y están involucradas en conducta antisocial 50 por ciento más que las personas sanas. Las adolescentes con el trastorno están 40 por ciento más propensas a quedar embarazadas. Los accidentes automovilísticos y las multas por alta velocidad ocurren 30 por ciento más en adolescentes con TDAH. La depresión es 30 por ciento más prevalente en estos individuos. Un estudio en más de 70 hospitales encontró que los niños con la enfermedad tienen 53 por ciento más de riesgo de tener daños severos en la cabeza o en otras partes del cuerpo que llevan a discapacidad permanente o muerte accidental.
Causas del TDH
Se han identificado múltiples factores como posibles causas, entre ellas la predisposición hereditaria, lesiones o trauma cerebral pre o posparto, tóxicos y el síndrome alcohólico fetal.
Recientemente se ha identificado una fuerte asociación entre trastornos de sueño o sueño insuficiente con TDAH. El European Food Safety Authority declaró que no existe evidencia científica suficiente para decir que los colores sintéticos alimenticios y los preservantes de benzoato de sodio causen hiperactividad en los niños.
Tratamiento
La Academia Americana de Pediatría en sus Guías de Práctica recomienda reconocer el TDAH como una enfermedad crónica, así como definir y especificar las metas de tratamiento.
Además sugieren proveer seguimiento y evaluación continua, y reevaluar el diagnóstico, los medicamentos o tratamiento y la presencia de otros trastornos coexistentes cuando las metas de tratamiento no se están logrando. Hasta ahora, la combinación de medicamentos con terapia conductual/psicosocial es lo más efectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.