Follow by Email

martes, 12 de abril de 2011

Tratamiento del Síndrome del Túnel Carpiano


tunel-carpiano
Tratamiento etiológico
Los tratamientos para el síndrome del túnel carpiano deben comenzar lo más pronto posible, siguiendo instrucciones médicas. Si se trata de un túnel carpiano secundario a una causa conocida y tratable tales como la diabetes, obesidad, artritis reumatoide, gota, hipotiroidismo, infecciones, hematomas, etc, se deberá abordarse primero el tratamiento de esta. Se debe valorar la retirada de los anticonceptivos orales y en gestantes evaluar después del parto.
El tratamiento inicial implica generalmente mantener en reposo la mano y de la muñeca afectadas por lo menos 2 semanas, evitando actividades que puedan empeorar los síntomas, e inmovilizando la muñeca con una férula o tablilla para evitar daños adicionales por torceduras o flexiones de la misma. Usar una férula en la noche puede aliviar los síntomas que interfieren con el sueño. Si hay inflamación, la aplicación de compresas frías puede ayudar a reducir la hinchazón.
Para aplacar el dolor lo que se recomienda es que utilice lo mas que pueda la otra mano, al acostarse apoye su brazo sobre almohadas, trate de no doblar las muñecas hacia abajo durante ratos largos. El médico también puede recetar algún tipo de medicamento para aplacar el dolor y también para bajar la inflamación.
Si la enfermedad avanza y no se notan mejorías será necesario recurrir a la cirugía, en la cual se le amputara el ligamento que presiona el nervio, luego de la intervención se deben realizar los ejercicios necesarios para recuperar el movimiento normal de la muñeca y la mano.
Tratamientos no quirúrgicos

Tratamiento medicamentoso:
En circunstancias especiales, varios medicamentos pueden aliviar el dolor y la hinchazón asociados al síndrome del túnel carpiano. Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroides, pueden ayudar a aliviar los síntomas que han estado presentes por un tiempo corto o consecuencia de una actividad forzosa. Los diuréticos administrados por vía oral (“píldoras de agua”) puede disminuir la hinchazón. Los corticoesteroides tales como prednisona o lidocaína, inyectados directamente en la muñeca o tomados por vía oral, pueden aliviar la presión en el nervio mediano y proporcionar un alivio temporal inmediato a las personas con síntomas leves o intermitentes. (Precaución: las personas con diabetes o con predisposición a la diabetes deben tener presente que el uso prolongado de corticoesteroides puede dificultar la regulación de los niveles de la insulina. Los corticosterioides no se deben tomar sin haber sido recetados por un médico).
Existen numerosos estudios que avalan la utilidad del uso de corticoides, aunque sus conclusiones son aún dispares como mostramos a continuación:
  • Inyecciones de corticoides a corto y medio plazo hasta 1 año resultan tan eficaces como la descompresión quirúrgica en la mejoría de la sintomatología pero no han demostrado mejoría en la fuerza de prensión de la mano.
  • Existe tendencia a la utilización de dosis altas de corticoides (60 mg de metilprednisona) para las infiltraciones. Con la primera infiltración se observó una mejoría en el 50% de los pacientes y con la segunda infiltración se redujo aún más la necesidad de cirugía.
  • En un estudio reciente no se encontraron diferencias significativas entre la inyección local de prednisona y prednisona oral en un seguimiento a 3 meses.
  • Una revisión Cochrane que analiza la utilidad de la inyección local de corticoesteroides concluye que ésta proporciona una mejoría clínica frente a placebo al mes de la infiltración, sin utilidad más allá del mes. Igualmente refiere que la infiltración local presenta una mejoría clínica mayor que la administración oral de corticoides hasta 3 meses y que comparando la infiltración de corticoides con el tratamiento antiinflamatorio convencional no mejora el resultado clínico, así como si se realiza una inmovilización de 8 semanas o un tratamiento con láser de Helio-Neón después de 6 semanas. Resuelve también que 2 inyecciones de corticoides no presentan una ventaja evidente frente a una sola.
Además, algunos estudios demuestran que los suplementos de la vitamina B6 (piridoxina) pueden aliviar los síntomas del síndrome del túnel carpiano.
El uso de diuréticos no ha demostrado mejoría de los síntomas a las 2 semanas. Estudios con inyección de toxina botulínica, no han presentado mejorías evidentes frente a placebo en el tratamiento del STC.
Se ha visto que la inyección de lidocaína es eficaz para la reducción del dolor asociado al STC, con buena tolerancia por parte del paciente, por lo que puede ser una alternativa para el tratamiento sintomático de estos pacientes.
Ejercicio
Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ser beneficiosos para las personas cuyos síntomas hayan disminuido. Estos ejercicios pueden ser supervisados por un fisioterapista debidamente entrenado para tratar debilitaciones físicas a través del ejercicio, o por un terapista ocupacional debidamente entrenado para evaluar pacientes con debilitaciones físicas y ayudarles a adquirir destrezas para mejorar su salud y bienestar.
Fisioterapia
El tratamiento fisioterapéutico incluye el uso de CHC (compresas humedo calientes), parafina. En electroterapia es recomendado el uso de US o LASER, no al mismo tiempo Existe una revisión en relación a los tratamientos fisioterapéuticos con utilización de los ultrasonidos en que demuestra que tiene una alta recomendación con un buen nivel de evidencia, para el tratamiento sintomático, no etiológico.
Terapias Alternativas
La utilización de medicinas alternativas, cada vez cobra más importancia en nuestra sociedad, técnicas como la acupuntura y el yoga siguen en tela de discusión, existiendo estudios a favor y en contra de dichas terapias. Aunque existen pocos estudios bien diseñados al respecto que nos permitan demostrar la utilidad de tales terapias, está demostrada su utilidad en otros países en los que se les considera como una terapia alternativa válida.
En casos más avanzados o resistentes a tratamiento conservador se propone tratamiento quirúrgico, consistente en ampliar el espacio de tránsito del nervio, siendo este el tratamiento más eficaz a largo plazo.
Tratamiento quirúrgico
El tratamiento quirúrgico es más eficaz que el entablillado para aliviar los síntomas del STC. Se planteará en los casos de:
Persistencia de síntomas a pesar del tratamiento médico o estudio electrofisiológico muy patológico.
Déficit sensitivo o motor (atrofia eminencia tenar) establecidos.
Lesiones ocupantes de espacio que requieran extirpación.
Síntomas severos o progresivos de más de 12 meses.
La descompresión del túnel carpiano es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes en los Estados Unidos. Esta cirugía involucra el separar una porción de tejido alrededor de la muñeca para reducir la presión en el nervio mediano. La cirugía se realiza con anestesia local y no requiere hospitalización. Muchos pacientes requieren cirugía en ambas manos. A continuación los diferentes tipos de cirugía de descompresión del túnel carpiano.
La cirugía de descompresión abierta, es el procedimiento tradicional utilizado para corregir el síndrome de túnel carpiano consiste en el hacer una incisión de hasta 2 pulgadas en la muñeca y después el cortar el ligamento carpiano para agrandar el túnel del carpo (conjunto de huesos de la muñeca). El procedimiento se hace generalmente con anestesia local y es ambulatorio, a menos que haya consideraciones médicas inusuales.
La cirugía endoscópica puede resultar en una recuperación funcional más rápida y causa menos malestar postoperatorio que la cirugía de descompresión abierta tradicional. El cirujano hace dos incisiones (de aproximadamente ½ pulgada cada una) en la muñeca y en la palma, inserta una cámara fotográfica unida a un catéter, observa el tejido en una pantalla y corta el ligamento carpiano (el tejido que mantiene las coyunturas). Esta cirugía endoscópica de dos portales (incisiones), realizada generalmente usando anestesia local, es eficaz y reduce al mínimo las marcas y el ablandamiento de cicatrices, en caso de existir. También está disponible la cirugía endoscópica de un portal para el síndrome del túnel carpiano.
No existen pruebas sólidas que apoyen la necesidad de reemplazar la liberación del túnel carpiano mediante técnica estándar a cielo abierto por procedimientos quirúrgicos alternativos, como la vía endoscópica. La decisión de aplicar una u otra técnicas depende del cirujano y de las preferencias de paciente.
Ambos tipos de cirugía son eficaces en la mejora del dolor con lenta o nula recuperación de déficits sensitivos y motores, dependiendo del grado de afectación en el momento de la intervención. Existe una baja probabilidad de recidiva a largo plazo.
Aunque los síntomas se pueden aliviar inmediatamente después de cirugía, la recuperación total de la cirugía del túnel carpiano puede tomar meses. Algunos pacientes pueden tener infecciones, daños en el nervio, rigidez y dolores en la incisión. De vez en cuando la muñeca pudiera perder fuerza a consecuencia de haber cortado el ligamento carpiano. Los pacientes deben realizar fisioterapia después de la cirugía para restaurar la fuerza de la muñeca. Algunos pacientes pueden necesitar hacer cambios en sus actividades laborales o hasta cambiar de trabajo después de recuperarse de la cirugía.
La recurrencia del síndrome de túnel carpiano después del tratamiento es inusual. La mayoría de pacientes se recupera totalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.